Advierten sobre la higiene de las manos del personal de enfermería, datos que el Real Colegio de Enfermería británico define como "preocupante"

Un toque de atención al personal de enfermería del Sistema Nacional de Salud británico. Según un estudio realizado en Gran Bretaña, la mayoría de estos profesionales incumplen las recomendaciones de higiene para evitar infecciones en los pacientes.

Como explica el español Ángel Asensio, jefe del servicio de Medicina Preventiva del Hospital Universitario Puerta de Hierro Majadahonda (Madrid), la principal medida para prevenir este tipo de problemas y la transmisión de microorganismos se centra en las manos. “Antes y después de ver a cada paciente, hay que lavarse las manos con un desinfectante a base de alcohol”. También se recomienda “no llevar objetos que dificulten la eficacia de este lavado, como los anillos, la pintura de las uñas y las extensiones de las mismas”.

Con el objetivo de comprobar si estas sugerencias se ponen en práctica, un grupo de expertos de la Universidad de Cardiff (Gran Bretaña) realizó encuestas a casi 500 estudiantes de enfermería durante sus prácticas en centros hospitalarios. El 75% aseguraba que habían presenciado situaciones en las que el personal de enfermería no se lavaba las manos entre paciente y paciente. El 61,2% vio que las enfermeras no se quitaban los anillos y 60% fue testigo de enfermeras que llevaban las uñas pintadas y con extensiones.

Datos que el Real Colegio de Enfermería británico define como “preocupante”. Sobre todo, porque todos los participantes dijeron haber visto al menos una infracción de las normas de control para la prevención de las infecciones entre el personal sanitario.
Aunque “en España no hay este tipo de encuestas, se puede decir que la realidad no es muy diferente”, apunta Asensio. “Seguramente, la mitad de las veces que hay que poner en práctica estas recomendaciones no se hace”. Y añade: “El cumplimiento de la higiene de las manos es el caballo de batalla en los hospitales”. No hay que olvidar, subraya, que “las infecciones adquiridas en los hospitales son el principal problema para los pacientes”. Según estudios europeos, entre siete y nueve de cada 100 pacientes ingresados tienen una infección adquirida en el hospital y, aunque muchas son evitables, probablemente, si se pusieran en práctica nuestros conocimientos sobre higiene, más de la mitad serían prevenibles”.

El problema, señala el experto español, es que “antes, en las carreras no se explicaba esto. Ahora, sí está incluido tanto en el currículo de enfermería y como de Medicina. Sin embargo, el mensaje todavía no ha calado. Modificar la conducta de la gente cuesta”.

De todas formas, “aunque queda mucho por hacer”, las campañas de los últimos años de la Organización Mundial de la Salud (OMS), de Europa, del Ministerio de Sanidad y de las Comunidades Autónomas, “se han conseguido algunas mejoras”, puntualiza el especialista español. En la actualidad, “en todos los hospitales hay un dispensador en cada habitación para que el personal sanitario pueda desinfectarse las manos entre paciente y paciente”. A pesar de esta facilidad, si aún queda mucho por hacer es por “una cuestión de costumbres”, tanto en España como en Gran Bretaña, que es donde se ha realizado el sondeo.

Como dicen los autores del mismo, “los supervisores deberían establecer normas claras sobre las uñas, las joyas y la higiene en general. Deberían vigilar más y promover un ambiente limpio y seguro”. En vista de los resultados de esta encuesta, “es necesario mejorar los modelos de los que aprenden los estudiantes de enfermería”. Al fin y al cabo, es el ejemplo el que enseña.

Ninguna precaución es excesiva si se trata de proteger a los pacientes de la posibilidad de aparición de infecciones nosocomiales, máxime si los profesionales de la salud pueden evitar ser vehículos de transmisión de tales condiciones. En compromisos sociales no hay ningún inconveniente con el uso de pulseras, dijes, anillos, extensiones de uñas y similares; pero en el medio hospitalario, estos adornos se convierten en potencialmente peligrosos. La idea es que los futuros profesionales de la salud tomen conciencia de ello desde las aulas.

 

 

Fuente: American Journal of Infection Control

Último número de la revista Limpieza Inform

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Si usted es suscriptor de la revista LIMPIEZA INFORM podrá leer el último número antes de recibirlo en sus manos, puede hacerlo aquí.